Aborto legal, seguro y gratuito

Andrea Arévalo Bravo

Andrea Arévalo Bravo

Abogada independiente, también con formación en teología y comunicación social. Pertenezco al frente de jóvenes CREO Pichincha dentro del cual soy coordinadora de capacitación Preocupada siempre por la parte social, por el bien de los otros y con gran afán de servicio.
Andrea Arévalo Bravo
Andrea Arévalo Bravo

Latest posts by Andrea Arévalo Bravo (see all)

En los últimos tiempos, en países latinoamericanos ha venido una nueva oleada, la solicitud de aborto legal, seguro y gratuito.

Ante esto surgen inquietudes: ¿es legal o debe ser legal matar a una persona? ¿Y más aún si es una persona indefensa y sin delito alguno? ¿Debe ser pagado por el Estado?

La respuesta ante estas interrogantes indudablemente es NO! La vida es un derecho inalienable, un derecho universal correspondiente a todo ser humano, el primero y necesario para concretar los demás.

Muchos manifiestan que el embrión y el feto es sólo un conjunto de células, pero la biología molecular, la embriología médica y la genética arrojan  y avalan que la vida humana inicia en la fecundación (fusión entre espermatozoide y el óvulo) y a partir de ésta se inicia un proceso de desarrollo continuo e independiente de un ser genéticamente nuevo. Y, si hablamos de vida celular todos los seres humanos estamos formados por células (unidad anatómica y fisiológica que da lugar a la vida), las mismas que constituyen aparatos y sistemas que permiten la vida.

No podemos reclamar y exigir derechos cuando no defendemos y luchamos por el más importante de los Derechos Universales que es la vida, sin éste no tiene sentido el resto de derechos fundamentales.

El derecho a la vida es el tiempo para nacer, crecer y desarrollarse y de él se derivan del derecho inherente a la vida y de la supervivencia y desarrollo.

Cuando laten dos corazones en un solo cuerpo, hay dos vidas y ya no es decisión de la madre matar al hijo, la decisión debe ser antes. De ahí la necesidad de de una educación en valores y en planificación familiar, a ello deben encaminarse las políticas públicas a una educación sexual bien llevada, clara, no distorsionada con ideologías falsas que no pasan de tales, sino una educación brindada por personas capaces y especialistas que ayuden a la prevención y a asumir, también, que toda acción tiene su reacción de la cual se debe responsabilizar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.