La agenda medioambiental de los populistas

Luis Olea Camacho

Luis Olea Camacho

Director General de la Escuela Estatal de Cuadros at Instituto de Formación Política "Jesús Reyes Heroles" filial Guerrero
Joven político mexicano. Con 23 años, estudió la Licenciatura en Derecho, en Ciencias Sociales y en Ciencias Políticas y Administración Pública, así como una Maestría en Derechos Humanos y Garantías en el Instituto Tecnológico Autónomo de México. Ha participado en diversos foros internacionales de juventud como el III Encuentro Internacional de Juventud y la Asamblea Juvenil de Naciones Unidas
Luis Olea Camacho

Con la victoria de Donald Trump en Estados Unidos, Andrés Manuel López Obrador en México y Jair Bolsonaro en Brasil, entre otras figuras en varios países, un mensaje queda claro: el sistema que conocemos como democracia liberal ha dejado de ser considerado como la mejor opción para muchas personas. Ese sistema basado en la celebración de elecciones libres y justas, que respeta y hace efectivos los derechos de las personas, y que funciona bajo pesos y contrapesos, se encuentra en crisis con la llegada de líderes populistas que, en la práctica, quieren imponer un modelo de democracia iliberal donde se siguen celebrando elecciones que traducen la voluntad popular, pero no hacen efectivos los derechos (principalmente de ciertos grupos que no entran en el concepto de “pueblo” del líder populista) y se oponen a los contrapesos por el deseo de concentrar el poder bajo el argumento de que sólo ellos tienen la calidad moral para definir lo correcto, lo justo.

Más allá de las afectaciones que pueden representar a los derechos civiles y políticos, y derechos económicos, sociales y culturales, de los migrantes (en el caso de Trump), de la oposición (López Obrador) y de diversos grupos vulnerables como la comunidad LGBTTIQ, las mujeres, los afrodescendientes y los indígenas (en el caso de Bolsonaro), las afectaciones colectivas se encuentran dentro de la agenda de los líderes populistas. No quiero decir con esto que la política de estos personajes pretenda dañar a la sociedad en su conjunto, empero, en la práctica su toma de decisiones basadas en supuestos más que en conocimientos técnicos pueden traer consecuencias graves no sólo a sus conciudadanos, también al planeta.

Ejemplo de lo anterior es la postura que han tomado referente a la agenda medioambiental. Si bien el único que se ha posicionado en contra de la protección al medio ambiente, y por ende al combate de la contaminación y del cambio climático, es Donald Trump, en la realidad se puede observar como algunos de estos líderes populistas pretenden sacrificar la naturaleza y su conservación para sacar adelante sus políticas gubernamentales.

En este sentido, se puede observar como Donald Trump salió del Acuerdo de París en 2017. El principal argumento del Presidente estadounidense para abandonar este acuerdo es que las restricciones medioambientales que ha adquirido Estados Unidos en los últimos años ponen en riesgo a la economía del país del norte. La lógica de Trump es que las restricciones en materia de emisión de carbono, junto a las medidas ya implementadas por Obama para reducir estas mismas, ponen en desventaja a Estados Unidos frente a economías como China e India que pueden aumentar sus emisiones de carbono. Cabe señalar que Estados Unidos es el segundo país con mayor número de emisiones de carbono en el mundo.

 En el caso mexicano, el Presidente López Obrador no se ha posicionado de manera negativa ante la agenda contra el cambio climático, sin embargo, varios de sus proyectos anteponen el crecimiento económico por sobre la protección del medio ambiente. Antes de empezar su mandato, López Obrador realizó consultas ciudadanas fuera de la ley para aprobar su proyecto del Tren Maya y la refinería de Dos Bocas en Tabasco. En un proceso electoral completamente sesgado se aprobó, con mas del 90% de los votos a favor (resultados que sólo se ven en sistemas autoritarios), la construcción de los proyectos junto con otros programas de gobierno. En ambos casos, aunque ya se empezaron los trabajos para la construcción de los proyectos, no se han realizado estudios de impacto ambiental requeridos por la ley. Tanto la refinería como el tren traerán consigo afectaciones a la selva de Tabasco y a la selva de Calakmul, significando una afectación tanto a la vegetación del área como a animales en peligro de extinción como el Jaguar.

Finalmente, Jair Bolsonaro no se queda atrás en Brasil. Mediante la firma de una orden ejecutiva, Bolsonaro otorgó la capacidad al Ministerio de Agricultura para certificar los territorios indígenas. En Brasil la mayoría de los pueblos indígenas viven en la selva Amazonas, constituyendo sus reservas protegidas un obstáculo para el uso de este suelo para la producción agrícola y minera en esta zona. Con la firma de la orden ejecutiva se pretende delimitar más las zonas indígenas con la finalidad de abrir más suelo para las actividades económicas previamente mencionadas. Esto no sólo implica una vulneración a los derechos de los pueblos originarios de Brasil, también significa causar afectaciones a la selva que es conocida como el pulmón del planeta por su tamaño.

Hoy más que nunca como ciudadanos del mundo debemos unirnos para combatir el cambio climático. Nos encontramos cerca del punto de no retorno ante el calentamiento global. Las políticas impulsadas por los líderes populistas en el mundo están afectando negativamente en esta lucha. Ya no es necesario combatirlos para salvaguardar nuestra democracia, también es necesario combatirlos para salvar nuestro planeta.

Un pensamiento en “La agenda medioambiental de los populistas”

  1. Hola amigos de Democracias, me gusto el artículo, gracias por darle espacios a jóvenes con ideas que buscan conscientizar de un problema que sino tomamos en cuenta, pronto no podremos dar marcha atrás al daño que hemos realizado a nuestro hogar y las futuras generaciones no conocerán lo que es vivir en un gran planeta, la tierra.

Responder a Saulo Cabrera Bravo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *