Mujer y política

Peygan Miranda

Peygan Miranda

29 años. Mexicana. Egresada de la Licenciatura en Relaciones Internacionales por la Universidad del Valle de México. Estudios en Marketing Político. Consultora y Estratega política.Ponente internacional en temas de seguridad y Derechos Humanos. Activista social y presidenta del movimiento social Pasos que Inspiran.
Peygan Miranda
Peygan Miranda

Latest posts by Peygan Miranda (see all)

Derecho humano fundamental es la igualdad entre los géneros. El objetivo número 5 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) es “Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas”. Los reportes nos hablan que 1 de cada 5 mujeres y niñas, entre 15 y 49 años de edad, afirmaron haber experimentado violencia física o sexual, o ambas.

Por ello es que se ha estado trabajando para que mujeres y niñas tengan acceso igualitario a la educación, atención médica, trabajos decentes, y una representación en los procesos de adopción de decisiones políticas y económicas, según el portal de las Naciones Unidas en su sección de los ODS.

Para lograr éstos objetivos es importante no solo la creación de herramientas a niveles locales, nacionales e internacionales. El utilizarlas y representarlas es tarea de todos los días, más que una lucha es un trabajo arduo para aquellos que se involucran.

Estos datos base nos permiten ingresar al tema  de la participación de la mujer en la política en sus diferentes formas. Ya sea como figuras políticas, votantes, funcionarias públicas, presidentas de una asociación que genere incidencia política. Y esto mismo nos lleva a tratar el tema de violencia política contra las mujeres, tema que abordaré en mi siguiente artículo.

La ONU ha tenido un papel importante para la promoción de creación de leyes y reformas que permitan la inclusión igualitaria y equitativa de las mujeres en la política. Países como México han adoptado esas reformas y se ha logrado que los partidos, por ejemplo, lleven una plantilla a elecciones con un 50 – 50. En el congreso se han incrementado la representación de las mujeres. Y aunque aún hay mucho trabajo que hacer, se van logrando obtener resultados positivos.

Todavía se trabaja en temas culturales de aceptación y apreciación de la figura femenina para los cargos. La sociedad también juega un papel fundamental; en los comicios pasados en México, haciendo una investigación y platicando con algunos ciudadanos me tocó escuchar decir tanto de hombres como de mujeres cosas como: la candidata tiene muy buenas propuestas, solo le falta ser hombre; o, es que es mujer y aquí en el pueblo eso no funciona.

No se trata de estar unos contra otros, ni que como mujeres seamos radicales. Se trata de trabajar en conjunto para abrirnos espacios de participación y representación, siempre respetándonos unos a los otros. Porque ni nos hacemos mejores mujeres estando contra los hombres y mucho menos estando en contra de nosotras mismas. Y tampoco tenemos la razón por el hecho de ser mujeres.

Llegar a puestos políticos implica tener la responsabilidad de toma de decisiones que nos beneficien tanto a hombres como mujeres, y donde haya que trabajar para la igualdad de género se trabaje, siempre teniendo en cuenta que la igualdad como derecho humano fundamental nos permitirá tener un desarrollo sostenible, representaciones de diferentes voces y espacios para todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.